Comparte

domingo, 26 de septiembre de 2021

Reflexiones de un profesorado comprometido (VI)

 

Una autonomía de los centros, que la hagan posible.

El papel de la Inspección Educativa

 

El papel de la Inspección Educativa en el desarrollo de la autonomía de los centros es fundamental para impulsar o retener sus proyectos singulares, pudiendo asegurar que sean inclusivos y exitosos para todo el alumnado,  que esa autonomía y sus decisiones sean favorecedoras del desarrollo de metodologías activas y de una evaluación participada, del logro de un currículum competencial.

            Las Administraciones educativas favorecerán la autonomía de los centros para             dar respuesta y viabilidad a sus proyectos educativos” “los centros, en el            ejercicio de su autonomía, pueden adoptar experimentaciones, innovaciones     pedagógicas, programas educativos ….”impulsarán y desarrollarán los             principios, objetivos y metodologías propios de un aprendizaje y ciudadanía       activos” LOMLOE….

 

En el reto del Aprendizaje Competencial, en el reto de generar una autonomía de centro comprometida con el éxito educativo y social del alumnado han de estar implicada toda la comunidad Educativa.

 

Terminamos con ésta VI reseña los enlaces a los documentos elaborados, el pasado curso 20-21, “Reflexiones  de un profesorado comprometido con la Educación” y que en diferentes secuencias hemos ido publicando en este blog.

La Autonomía y Gobierno de los centros para hacerlo posible

Los Equipos Directivos son fundamentales para modificar la cultura del centro hacia una mayor implicación, colaboración y participación y su formación es fundamental para que eso se lleve a efecto. La formación no puede ser exclusivamente administrativa sino en el ejercicio de funciones de liderazgo compartido, implicación de la comunidad educativa real, apertura al entorno y el fomento de las buenas prácticas en el centro. Los proyectos de apertura a la comunidad serán esenciales en estos objetivos. 


Para poder conseguirlo se debería descargar a los Equipos Directivos de las funciones administrativas que se suceden a lo largo del curso y así poder centrarse en dinamizar las propuestas pedagógicas y la coordinación del espacio público del centro como un escenario de aprendizaje y de encuentro de la Comunidad Educativa.

También es imprescindible una menor carga burocrática para el profesorado que, en muchas ocasiones, es repetitiva e inútil. Sería conveniente contar con personal para el trabajo burocrático y en cualquier caso que el profesorado pueda centrarse en los objetivos nucleares de la acción educativa

La autonomía del centro, la implicación y la participación, se construyen día a día desde la gestión que se hace, del respeto y la valoración de cada persona. Es una labor que necesita formación y el establecimiento de un proceso implicativo. 

Es necesario apostar, con medidas concretas, por una autonomía real de los centros educativos para llevar a cabo sus Proyectos singulares de centro, autonomía con responsabilidad y rendición de cuentas sobre los logros alcanzados para que nadie se quede atrás. 

También es importante hacer mención al trabajo en equipo del profesorado proponiendo dinámicas y estrategias, así como la necesidad de la efectividad y operatividad de las reuniones.

La Complicidad de la Inspección educativa

Nadie duda del importante papel que la inspección educativa tiene en apoyar e impulsar proyectos de innovación educativa que redunden en la mejora de los centros y en sus resultados. De hecho, en muchos casos lo hacen siendo parte de muchas comunidades educativas embarcadas en estos procesos y máxime con una nueva normativa que pueden ayudar a facilitar. Es fundamental su papel en varios aspectos que nos gustaría resaltar porque aliviaría la labor de nuestros centros y contribuirían a que nos pudiéramos centrar en lo verdaderamente importante: conseguir el mayor desarrollo de todo nuestro alumnado. 

Es conveniente una formación que fije criterios comunes de la intervención de la Inspección en los centros, siempre encaminados a favorecer proyectos de mejora real y no en “el papel, que ya sabemos que éste lo aguanta todo”. 

Una Inspección que arbitre con los equipos directivos propuestas de intercambios de buenas prácticas en sus zonas y que favorezca metodologías globalizadoras de trabajo para que al menos todo el alumnado pueda acercarse a las mismas alguna vez en su vida.  Entendemos que su papel es crucial en la propuesta de hacer “pedagogía de la Ley educativa” porque son los interlocutores entre el centro y otras instancias educativas.