Comparte

sábado, 16 de octubre de 2021

Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE. Informe español. Septiembre 2021

 El pasado mes de septiembre la OCDE ha publicado sus conclusiones sobre el estado de la Educación a nivel de sus países integrantes en su Informe. “Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE. Septiembre 2021. El Informe se divide en 3 aspectos:

1.- Expansión de la Educación y resultados educativos

2.- Educación, Financiación y Mercado Laboral

3.-Los centros educativos y el aprendizaje



Os mostramos un resumen de los indicadores referidos a España en cada uno de los 3 apartados con los porcentajes alcanzados y su comparación con otros países.  Partimos del convencimiento de que la mejora de la educación es una responsabilidad compartida y que la mejora de los indicadores definidos en este panorama redundará en un mejor Bienestar Emocional y de Aprendizaje, Convivencial y Participativo de nuestro alumnado, del profesorado y de sus familias y consecuentemente en un mayor éxito educativo de todos ellos y ellas. Con este ánimo os lo presentamos.

Expansión de la Educación y resultados educativos

Ø  El porcentaje de población adulta con estudios superiores sube del 31,0% en 2010 al 39,7% de 2010 a 2020 hasta alcanzar el 62,9%, en consecuencia, cae en el mismo porcentaje la población con estudio básico del 47 al 37% pero aún muy por encima de la media europea (17%).

Ø  La graduación en Secundaria postobligatoria crece en los últimos seis años 8.5% puntos hasta los 74,7% pero también por debajo de la UE (80.6%).

Ø  La tasa de escolarización postobligatoria es del 87%, más alta en mujeres (88,8%) que en hombres (84,7%) siendo la media de la UE de 88%

Ø  El nivel de educación terciaria es el único que se asemeja al de la UE con 39,2% (37,6% en la UE).

Ø  Ligero incremento de la FP

Ø  En el nivel de educación terciaria hay diez puntos de diferencia de mujeres con respecto a los hombres similar en toda la UE. Las mujeres son mayoría en el campo de bienestar y salud, pero menor en el campo científico (STEM 1 de cada 4). España tiene una de las mayores tasas de acceso a la educación terciaria (63,7%) mientras que la UE es el 50%. En Master el nivel de acceso es similar a la UE.

Ø  La tasa de escolarización cae en los tramos de edad 20-24 y de 25 a 29 años. Del 59% escolarizado en el primer tramo pasa al 6% y al 2% en el segundo lo que implica un abandono escolar temprano, menor rendimiento o alta repetición.

Ø  La repetición de curso es poco frecuente en la UE, por debajo del 5%, excepto en España y Portugal. En la UE de media repiten entre el 2,2% y el 3%, sin embargo, en España entre el 8,7 y el 7,9% la más alta de todos los países.

Ø  La repetición se acrecienta en la población desfavorecida y en varones.

Ø  La tasa de graduación en segunda etapa de secundaria es del 74,7% inferior a la UE (80,6%). En España entre 2013-19) esta tasa ha subido significativamente 8,5 puntos 

Ø  La escolarización en Educación Infantil crece desde 2005 y destaca por sus altas tasas de escolarización: el 39,6% de los niños y niñas de 0 a 3 años acude a un centro educativo, según datos de 2019, por encima de la media OCDE, del 24,9%, y de la media UE22, del 22,4%. En segundo ciclo de Infantil, la escolarización es casi completa, con un 97,3% de la población de 3 a 5 años inscrita en los centros escolares, 10 puntos por encima de la media OCDE (87,0%) y 6 por encima de la media UE22 (90,9%).

Ø  Cada educadora/or tiene una media de 12,3 niños y niñas, ligeramente por encima de la UE (11,8%). La ratio más baja la tiene Irlanda con 4 o Alemania con 7,45 de media.

En Conclusión

1.- En los últimos años se ha producido una importante expansión de la educación en la población adulta duplicándose del 2010 al 2020 la población con estudios superiores. Este hecho es una oportunidad para implicarlos en la mejora del sistema educativo que debemos aprovechar. El nivel de Educación Terciaria es superior en España, cerca de 14 puntos, que los niveles de la U.E. Esto representa un claro desajuste de nuestro sistema educativo y laboral en comparación al de otros países, ya que deberíamos tener más titulares intermedios (F.P. o similar) que el mercado laboral demanda. La nueva Ley de F.P. parece ir encaminada a corregir esos déficits. Por otra parte, las mujeres son mayoría en los campos del bienestar, educación o salud, similar en la U.E. y menos en el campo científica (STEM), anomalía a subsanar.

2.- La titulación en la ESO está creciendo en los últimos años, pero aún sigue siendo más baja que países de nuestro entorno. Posiblemente uno de los factores tenga que ver con la excesiva repetición en esta etapa que triplica a los cercanos países. Además, esta aumenta en varones y en la población más vulnerable. Es necesario detectar los problemas de aprendizajes lo más tempranos posibles y actuar sobre ellos de manera coordinada profesorado y familias. El número de alumnado por clase y la colaboración entre el profesorado puede ser un elemento crucial para lograr el éxito de todo el alumnado.

3.-Tenemos una alta tasa de escolarización en Educación Infantil, el 40% de 0-3 años está escolarizado, por encima de países de nuestro entorno. La población de 3-6 años está casi completamente escolarizadas. La nueva Ley de Infantil que se anuncia deberá generalizar la tasa de escolarización de la primera etapa, convertirla en educativa y no asistencial, puesto que todas las investigaciones educativas la consideran crucial para compensar las desigualdades sociales.

domingo, 26 de septiembre de 2021

Reflexiones de un profesorado comprometido (VI)

 

Una autonomía de los centros, que la hagan posible.

El papel de la Inspección Educativa

 

El papel de la Inspección Educativa en el desarrollo de la autonomía de los centros es fundamental para impulsar o retener sus proyectos singulares, pudiendo asegurar que sean inclusivos y exitosos para todo el alumnado,  que esa autonomía y sus decisiones sean favorecedoras del desarrollo de metodologías activas y de una evaluación participada, del logro de un currículum competencial.

            Las Administraciones educativas favorecerán la autonomía de los centros para             dar respuesta y viabilidad a sus proyectos educativos” “los centros, en el            ejercicio de su autonomía, pueden adoptar experimentaciones, innovaciones     pedagógicas, programas educativos ….”impulsarán y desarrollarán los             principios, objetivos y metodologías propios de un aprendizaje y ciudadanía       activos” LOMLOE….

 

En el reto del Aprendizaje Competencial, en el reto de generar una autonomía de centro comprometida con el éxito educativo y social del alumnado han de estar implicada toda la comunidad Educativa.

 

Terminamos con ésta VI reseña los enlaces a los documentos elaborados, el pasado curso 20-21, “Reflexiones  de un profesorado comprometido con la Educación” y que en diferentes secuencias hemos ido publicando en este blog.

La Autonomía y Gobierno de los centros para hacerlo posible

Los Equipos Directivos son fundamentales para modificar la cultura del centro hacia una mayor implicación, colaboración y participación y su formación es fundamental para que eso se lleve a efecto. La formación no puede ser exclusivamente administrativa sino en el ejercicio de funciones de liderazgo compartido, implicación de la comunidad educativa real, apertura al entorno y el fomento de las buenas prácticas en el centro. Los proyectos de apertura a la comunidad serán esenciales en estos objetivos. 


Para poder conseguirlo se debería descargar a los Equipos Directivos de las funciones administrativas que se suceden a lo largo del curso y así poder centrarse en dinamizar las propuestas pedagógicas y la coordinación del espacio público del centro como un escenario de aprendizaje y de encuentro de la Comunidad Educativa.

También es imprescindible una menor carga burocrática para el profesorado que, en muchas ocasiones, es repetitiva e inútil. Sería conveniente contar con personal para el trabajo burocrático y en cualquier caso que el profesorado pueda centrarse en los objetivos nucleares de la acción educativa

La autonomía del centro, la implicación y la participación, se construyen día a día desde la gestión que se hace, del respeto y la valoración de cada persona. Es una labor que necesita formación y el establecimiento de un proceso implicativo. 

Es necesario apostar, con medidas concretas, por una autonomía real de los centros educativos para llevar a cabo sus Proyectos singulares de centro, autonomía con responsabilidad y rendición de cuentas sobre los logros alcanzados para que nadie se quede atrás. 

También es importante hacer mención al trabajo en equipo del profesorado proponiendo dinámicas y estrategias, así como la necesidad de la efectividad y operatividad de las reuniones.

La Complicidad de la Inspección educativa

Nadie duda del importante papel que la inspección educativa tiene en apoyar e impulsar proyectos de innovación educativa que redunden en la mejora de los centros y en sus resultados. De hecho, en muchos casos lo hacen siendo parte de muchas comunidades educativas embarcadas en estos procesos y máxime con una nueva normativa que pueden ayudar a facilitar. Es fundamental su papel en varios aspectos que nos gustaría resaltar porque aliviaría la labor de nuestros centros y contribuirían a que nos pudiéramos centrar en lo verdaderamente importante: conseguir el mayor desarrollo de todo nuestro alumnado. 

Es conveniente una formación que fije criterios comunes de la intervención de la Inspección en los centros, siempre encaminados a favorecer proyectos de mejora real y no en “el papel, que ya sabemos que éste lo aguanta todo”. 

Una Inspección que arbitre con los equipos directivos propuestas de intercambios de buenas prácticas en sus zonas y que favorezca metodologías globalizadoras de trabajo para que al menos todo el alumnado pueda acercarse a las mismas alguna vez en su vida.  Entendemos que su papel es crucial en la propuesta de hacer “pedagogía de la Ley educativa” porque son los interlocutores entre el centro y otras instancias educativas.

jueves, 16 de septiembre de 2021

Reflexiones de un profesorado comprometido ante el nuevo escenario educativo (V)

 

Mejorar la formación docente para un mejor desempeño profesional

Mejorar la calidad de la formación y el ejercicio profesional repercute en la mejora de la calidad de las escuelas, el profesorado o el personal docente y es esencial en el proceso de aprendizaje de su alumnado”. OCDE 2018.

 Si una buena educación es la mayor riqueza y el principal recurso de un país y de sus ciudadanos y ciudadanas, su calidad depende en gran medida de la calidad de su profesorado”. Preámbulo LOMLOE

Enseñar competencias trasversales, trabajo en equipo, resolución de problemas complejos, capacidad de resiliencia, pensamiento crítico, creatividad, innovación, adaptabilidad, requerirá de nuevos modelos de formación docente y de desarrollo profesional”. Competencias para construir un mundo mejor. OCDE 2019

               El mundo global en el que vivimos y la imperiosa necesidad de repensar la educación incluyen la necesidad de replantearnos una formación inicial y continúa adaptada a los requerimientos necesarios para construir un mundo mejor. En esta dirección señalan hoy las reflexiones de este grupo de profesorado comprometido con la educación.


 

 

Reflexiones de un profesorado comprometido V

 

Una Carrera docente para el mejor desempeño. 

 

Tenemos una “carrera docente” con pocos incentivos profesionales y económicos durante su ejercicio. Prácticamente las percepciones económicas se basan en el cumplimiento de trienios y de sexenios, existiendo poco estímulo e incentivación para el ejercicio de buenas prácticas docentes. Desde la entrada en la profesión docente profesores y profesoras encontramos escasas posibilidades de progresar, desde el centro, en el desarrollo de nuestra carrera profesional, prácticamente limitadas a la integración en los equipos directivos de los centros.

 

El reconocimiento de buenas prácticas docentes que le permita progresar sin salirse de ella sería motivador para mantener e impulsar un profesorado de excelencia tan necesario. Así estas buenas prácticas tendrían mayor eco y recompensa, se extenderían, y se evitaría las frustraciones que, en muchas ocasiones, se viven en los centros situaciones de “soledad” y “poco aprecio” por sus proyectos innovadores. Debemos encontrar fórmulas que lo hagan posible.

 La nueva Ley Educativa, en su desarrollo, tiene una oportunidad y una deuda pendiente con centros y profesorado innovador abordando algunos aspectos cruciales para nuestro desarrollo profesional que nos atrevemos a señalar:

  · El acceso a la función docente debe plantearse desde una perspectiva radicalmente diferente a la actual, con un profundo cambio en el sistema de acceso/oposiciones, enfocado a valorar el ejercicio de la práctica docente y no a un temario memorizado y repetitivo similar a los temas de la carrera universitaria. 

 · Abogamos por un MIR docente donde las prácticas se realicen antes del periodo de las oposiciones y no al contrario, porque sabemos que durante los primeros años se determina el modelo de profesorado que seremos. Además, esta sería la mejor manera de que el sistema contara en el futuro con los y las mejores docentes, y no solo con los mejores en sus carreras universitarias (conocimientos que, por otra parte, ya han demostrado al obtener sus títulos). 

 · Prácticas tutor izadas por profesorado y centros innovadores con acreditadas evidencias de sus logros educativos.

 · Una docencia universitaria ajustadas a estos nuevos escenarios y por tanto requerimientos.

 · Consideramos que la docencia, como la medicina, requiere una sensibilidad especial, de una entrega, de una dedicación hacia las personas más vulnerables, de un convencimiento del valor de transformación que tiene la educación y para eso, es imprescindible que el acceso seleccione a las mejores personas que formarán a la mejor ciudadanía.

 · Nuestra formación como profesionales de la educación debe ser permanente y revisable, evaluada en su eficacia y obligatoria. Para ello deben plantearse itinerarios formativos teniendo el centro y sus necesidades como el núcleo central del proceso, a partir de enfoques innovadores en los que prime la observación entre iguales, la colaboración, la co-docencia y el trabajo en equipo.  

 · Esta formación debe formar parte del Proyecto Educativo del Centro, de sus fines y objetivos, obligatoria para todo el claustro, e impulsar desde el mismo metodologías activas del aprendizaje. Que contemple espacios y tiempos para una coordinación real, para trabajar en equipo, para compartir espacios de reflexión de nuestras prácticas, de nuestras experiencias, momentos observación entre iguales o espacios de evaluación formativa.   

 


Y todo esto nos gustaría verlo reflejado en normativa que lo haga posible.

 


viernes, 13 de agosto de 2021

Reflexiones de un profesorado comprometido ante el nuevo escenario educativo (IV)

 

La Evaluación formadora

¿Cómo contribuye el “evaluar” a una escuela que se renueva? 

"Cuando una persona aprende a aprender en realidad lo que aprende es a autorregular sus procesos de aprendizaje”.

                                                                       Héctor Ruíz

 

"La evaluación puede promover que las y los estudiantes lleguen a ser capaces de resolver problemas reales".

                                                                       Neus Sanmartí

 

“Si quieres cambiar su manera de aprender?, cambia tu manera de evaluar”

                                                                       Albert Sangrà

 

En el marco de las reflexiones que desde Convives estamos compartiendo, hoy lo hacemos, brevemente, desde la evaluación como factor clave para renovar nuestros centros y nuestras prácticas educativas.

 

“Dime cómo evalúas y te diré cómo enseñas”, frase muy manida pero que  nos pone ante el espejo de nuestras prácticas diarias y nos cuestiona la necesidad de plantearnos seriamente la evaluación, al inicio y como guía de todo el proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

-  ¿El objetivo de la evaluación es el aprendizaje o su calificación?

-  ¿Evaluamos para aprender?

-  ¿Calificamos lo que realmente enseñamos?

- ¿Podemos hacer que nuestro alumnado sea consciente de su aprendizaje y que se pregunten cada día “qué he aprendido hoy”?

En este marco de referencia consideramos que la evaluación debe ser revisada y actualizada superando el sistema de calificaciones cuantitativo por áreas en el que nos situamos muy mayoritariamente y situarnos en objetivos competenciales que deben adquirir TODO nuestro alumnado.

 

Actualmente en nuestros centros vivimos contradicciones “esquizofrénicas” cuando trabajamos por Proyectos de manera interdisciplinar y tenemos que poner notas por áreas.

 

La revisión de la evaluación debería afectar a todas las etapas educativas incluido el Bachillerato y la imprescindible modificación de las pruebas de selectividad para adaptarlas de verdad a una evaluación competencial.

 

Es deseable y, diríamos que muy necesario, incorporar nuevas formas cualitativas y compartidas de los objetivos de la evaluación: sistemas de autoevaluación, de observación, de coevaluación, de evaluación colegiada, pruebas cooperativas, rúbricas, porta folios, mapas mentales…. La finalidad es integrar la EVALUACIÓN como parte del proceso de aprendizaje del alumnado, haciéndoles conscientes de los objetivos y criterios que queremos conseguir, de cómo les proponemos lograrlo y de los avances que van haciendo. El sentido final será reflexionar sobre qué hemos avanzado, qué queremos mejorar o aprender y qué cambios de la práctica educativa debemos modificar

 

Y en este proceso se debería facilitar e incorporar a las familias que, en muchas ocasiones, solo conocen el modelo de evaluación cuantitativa o numérica, que en realidad les aporta poca o nula información sobre los logros que sus hijos e hijas van adquiriendo, como estimularlos y especialmente sus dificultades para ello. Sería de gran avance hacerlas partícipes de la evaluación por competencias y su papel en el logro de los objetivos compartidos. Toda la comunidad educativa -familias, profesorado y entorno- debemos ser un único faro que guíe al alumnado en su proceso de construcción personal y social. 

 

Hay que romper con la idea de la separación de los conocimientos, por un lado, y las destrezas y actitudes, por otro. Porque no puede haber competencias sin conocimientos, pero sí puede haber conocimientos sin competencias.

 


Es imprescindible que estas reflexiones traspasen el muro de los centros y se debata en los claustros y las comunidades educativas, sólo así podremos avanzar. 

Aprendizaje-competencial