jueves, 12 de noviembre de 2015

Comentando la actualidad: Foro Emociona 2: la intervención de José Antonio Marina

Seguimos comentando las intervenciones más destacadas del Foro Emociona 2 

Ahora es el turno de...


JOSÉ ANTONIO MARINA
Experto en Inteligencia Emocional, Filósofo, Pedagogo, Escritor,...
Destaca su labor en la educación del talento, así como en la Dirección de la Universidad de Padres.
Hasta hace poco las emociones no tenían entidad científica, no eran  objeto de estudio pues pertenecían a ese mundo oscuro que no podía objetivarse. En los últimos años, la neurociencia, la psicología clínica o el mundo de las organizaciones han puesto un gran interés en la Inteligencia Emocional tras conocerse su influencia en el comportamiento.
El ponente comenta que, actualmente, existen 177 modelos de inteligencia emocional. Al carecer de una idea coherente sobre el sujeto humano, Marina critica que podemos acabar haciendo una “pedagogía de la hamburguesa”, una proliferación de ocurrencias innovadoras inconexas que nacen del estudio por separado de las dos inteligencias (la cognitiva y la emocional)
José Antonio Marina asegura y quiere convencer de que el futuro de la investigación en Educación Emocional pasa por descubrir y saber cómo gobernar el “piso de debajo de las emociones”, el inconsciente emocional que conforman los esquemas afectivos, la forma en que se generan las emociones antes de ser interpretadas y llegar a la consciencia.
Algunos investigadores creen que la autorregulación debería ser considerada como un indicador más importante de los desempeños educativos que el cociente intelectual. Al hablar de autorregulación estamos hablando de funciones ejecutivas de la inteligencia. Marina piensa que ese futuro pasa por la idea de una inteligencia ejecutiva que organiza a todas las demás y que tiene como gran objetivo dirigir la acción (mental o física), aprovechando nuestros conocimientos y también nuestras emociones. Desvela 2 de las 11 funciones explicitadas en su modelo (la atención y la memoria voluntaria y dirigida por el sujeto para un fin), lo que emplaza al interesado a leer su libro: http://www.joseantoniomarina.net/libro/la-inteligencia-ejecutiva/  https://youtu.be/hwX_poSHfoI

Acaba la charla y uno se cuestiona: Si, la función principal de la inteligencia es dirigir el comportamiento. Pero ¿hacia dónde han de dirigirse los talentos? La declaración universal de los derechos humanos de 1923 lo tenía claro: "el niño deberá ser educado en la conciencia de que sus mejores cualidades han de ser empleadas al servicio del prójimo".