viernes, 23 de octubre de 2015

Mentoría y bienestar: ¿por qué no soñar?


Resumen: 
El proceso de adquisición de la experiencia en la profesión docente se aprende sobre todo con la práctica en la actuación concreta en el aula y en el centro educativo. Por tanto, los y las docentes que inician la profesión y no han tenido la oportunidad de realizar esta práctica de manera exhaustiva y contextualizada, presentan unas características diferentes a las maestras y los maestros expertos. Solo han podido realizar esta experiencia en el periodo de prácticas, prácticas que son muy insuficientes y poco relacionadas, muchas veces, con el centro donde se trabajará. 

Una manera de contribuir al desarrollo profesional del y la docente novel es el modelaje o guía de una docente experta o un docente experto que les pueda proporcionar herramientas que por falta de práctica aún no conocen. Esta experiencia compartida ayuda al maestro o maestra novel a desarrollar sus tareas con mayor eficacia, seguridad, confianza y asertividad. 

Presentamos a continuación una amalgama de ideas procedentes de varios estudios, buenas prácticas y de nuestras reflexiones. Quiere ser además una propuesta realista para trabajar para el bienestar docente dirigida a los centros educativos y a las administraciones