miércoles, 1 de octubre de 2014

Presentación Revista Convives Nº 7 La voz del alumnado

La voz de alumnado surge de la idea de otorgar protagonismo al alumnado en todo aquello relacionado con la convivencia en los centros escolares. Mucho se ha escrito sobre programas, estrategias de resolución de conflictos, dinámicas de aula, y otras propuestas para mejorar los ambientes y climas de los centros escolares, pero poco se ha escrito sobre lo que siente el alumnado al respecto, cómo lo ven desde su perspectiva, y más allá de las mejoras en los centros escolares, qué repercusión tiene en sus propias vidas y para años posteriores.

Comenzamos con artículos teóricos que nos aportan las claves para entender lo esencial de toda esta filosofía educativa, los valores que la juventud ha de cultivar, las capacidades que desarrollan y cómo la participación proporciona las estructuras y actividades que promueve su compromiso y responsabilidad tanto para consigo como para con la institución escolar. Aquí cabe resaltar la importancia que el alumnado otorga a la participación en los programas tales como mediación, ayudante, aprendizaje servicio, etc. Es a través de estas actividades que pueden ejercer ese liderazgo compartido que les exige su implicación y les ofrece la oportunidad de pertenecer plenamente y con sentido de ciudadanía en el centro escolar.

El ejercicio de cualquier tarea encaminada al bien común, al servicio hacia las demás personas y a sí mismos, en pos de la mejora del ambiente del centro supone, en muchos casos, un desarrollo personal inigualable que describen a través de sus relatos de vida. Es por ello que varios de los artículos sean un fiel reflejo de sus voces, de sus vivencias, tanto escritas en primera persona como en formato entrevista. La reflexión moral de sus pensamientos se percibe entre líneas, su emoción al ser valorados y poder valorar a otras personas en sus actividades conjuntas se hace palpable y sobretodo cómo el conjunto de muchas y variadas acciones les educan para ser agentes responsables, activos y críticos para con la sociedad en la que están inmersos.

Incluimos también varias experiencias novedosas como la del alumnado sensibilizado con el uso de las nuevas tecnologías que introducen su saber y sensibilidad para prevenir a otros compañeros y compañeras sobre su uso indebido y los riesgos que conllevan. En otro, se describe cómo la sostenibilidad potencia el uso de la bicicleta y cómo esto ha promovido toda una campaña educativa desde los ayuntamientos con los centros escolares para sensibilizar y promover el uso de bicicleta y los buenos hábitos viales y medioambientales en los centros escolares. Todos ellos ejemplos de cómo el protagonismo de los jóvenes y niños y niñas pueden ir poco a poco transformando la vida tanto en los centros escolares como las comunidades en las que viven.

Valga pues este número de tributo al buen hacer de los y las jóvenes que sin ellos y su entusiasmo y participación activa y motivadora no se hubieran podido emprender las propuestas descritas. Es este alumnado el alma de toda acción educativa, y esta tiene sentido porque existen y participan en la escuela. Son el presente y el futuro de nuestra sociedad y con sensibilidad, liderazgo y saber hacer podemos continuar realizando grandes tareas para la mejora de la convivencia escolar y cultivando una ciudadanía preparada, responsable y transformadora. 

La voz del alumnado 

Juan de Vicente e Isabel Fernández