miércoles, 13 de noviembre de 2013

Prácticas de mejora de la convivencia escolar


Libros recomendados:

Prácticas de mejora de la convivencia escolar. Teixidó Saballs, J. y Castillo Carbonell, M.2013, Málaga, Ediciones Aljibe 

Los autores, Joan Teixidó y Miquel Castillo, recogen en este libro prácticas de buena convivencia muy diferentes entre sí, organizándolas por ámbitos de actuación. Para ello parten de un análisis teórico, que se lleva a cabo en el primer capítulo del libro, en el que, tras analizar qué se entiende por violencia y convivencia escolar y cuál es la situación que se da en los centros educativos, plantean distintas perspectivas de abordaje desde la prevención y la intervención, identificando los distintos actores protagonistas de la mejora de la convivencia. 

Tras un repaso de las distintas dimensiones y ámbitos que se trabajan en diferentes proyectos de trabajo por una mejor convivencia, los autores identifican siete tipos de acciones que contribuyen a la mejora de la convivencia: acciones educativas y curriculares, acciones de desarrollo profesional del profesorado y del personal no docente, acciones basadas en la participación del alumnado, acciones basadas en la colaboración de/con la comunidad (familias, servicios sociales comunitarios, etc.), acciones que inciden en una diferente organización del centro, acciones dirigidas a la mejora del ambiente escolar y, por último, acciones dirigidas a la resolución de los conflictos. 

En cada uno de estos ámbitos de actuación los autores seleccionan y describen buenas prácticas llevadas a cabo en los centros, manejando fuentes de información muy diversas y variadas. Para ello llevan a cabo un gran esfuerzo de clasificación y análisis, ya que no se limitan a la mera descripción de lo que se ha hecho en los centros, sino que proponen textos y muestras de lo más importante de cada experiencia, lo que permite una mejor comprensión de las mismas. Muchas de estas buenas prácticas han sido analizadas en las sesiones de trabajo del GROC, siglas catalanas de Grupos de Investigación en Organización de Centros y han sido también presentadas y analizadas en la “II Jornada de Convivencia” celebrada en Girona en febrero de 2008.

El libro consigue con creces el ambicioso objetivo de transmitir prácticas significativas para el desarrollo de la buena convivencia, analizando de manera sistemática las diferentes dimensiones de la misma. Cada uno de los capítulos, del segundo al octavo, está dedicado a prácticas enmarcadas o caracterizadas en una de las dimensiones antes señaladas, recogiendo aquellas que son más representativas del trabajo en este ámbito. Plantea una buena introducción a las diferentes prácticas, permitiendo a los interesados e interesadas una mayor profundización y conocimiento de las mismas a través del contacto directo con sus protagonistas. 

Se trata, sin duda, de un libro de gran interés para todas aquellas personas que consideran importante y prioritario el trabajo de la convivencia, un libro que viene a cubrir una laguna existente hasta este momento, la recogida y sistematización de las buenas prácticas de trabajo de la convivencia. 

Comentado por: Pedro Mª Uruñuela Nájera