miércoles, 26 de septiembre de 2012

La formación de las familias en convivencia.


Resumen:
¿Cuál es el papel que pueden desempeñar los padres y madres en el trabajo y desarrollo de la convivencia en positivo en los distintos centros escolares? ¿Cómo se puede trabajar la convivencia con los padres y madres de manera que SEPAN qué pueden aportar, QUIERAN aportarlo y PUEDAN hacerlo a través de la organización del centro educativo?
Estas son preguntas que se han formulado en numerosas ocasiones tanto los pro- fesores/as como los propios padres y madres, así como la administración educativa. Al menos en teoría, todo el mundo es consciente de la importancia que tiene poder contar con la participación y colaboración de los padres y madres en la educación en general y en el trabajo de la convivencia en particular. “Para educar a un niño es necesaria una tribu entera”, ha sido el refrán-slogan más repetido en los últimos años. Nadie duda de la necesidad de colaboración y de la importancia de la participación de las familias en este ámbito de trabajo.
Todo ello pasa por desarrollar la formación adecuada que haga posible esta ac- ción positiva de los padres y madres a favor de la convivencia. Se trata de garantizar que los padres y madres sepan, quieran y puedan trabajar la convivencia en positivo, haciendo sinergia con las acciones que llevan a cabo el centro, los propios alumnos/as y el profesorado. Si, como se señalaba anteriormente, es necesaria toda la tribu para edu- car a un niño, será necesario crear una buena tribu para que pueda llevar a cabo el traba- jo educativo de la convivencia. ¿Cómo puede hacerse este trabajo? La experiencia que presentamos es un buen ejemplo de ello. 


Revista Convives Nº 1 Formación para la Convivencia