jueves, 17 de julio de 2014

Aprender y educar con bienestar y empatía

Libro Recomendado en la Revista Convives Nº 6 Inteligencia Emocional 

Aprender y educar con bienestar y empatía. La formación emocional del profesorado
Pere Darder (coord..), Ferrán Salmurri, Mariano Royo, Anna Carpena, Josefina Sala, Lourdes Marzo, Marta Albadalejo Octaedro Recursos. Año 2013
El presente libro surge de la participación de los autores/as en la introducción de la educación emocional en un curso experimental de Cualificación del profesorado, que finalmente se ha concretado en un Máster. Publicado en parte en la revista Perspectiva escolar, los autores han ampliado sus contenidos ofreciendo un nuevo libro que busca a introducción de la Inteligencia Emocional en la formación inicial y continua del profesorado, subrayando la importancia y función de las emociones en el desarrollo personal y social del profesorado, del alumnado y de todas las personas en general.
En su primer capítulo, Pere Darder analiza la necesidad de integrar las emociones y la educación, analizando las dimensiones esenciales de ambos fenómenos y sus consecuencias para la tarea profesional del profesorado. Señala asimismo la necesidad de formarse el profesorado en aquellas nuevas emociones, actitudes y competencias que han demostrado su utilidad en el proceso educativo del alumnado, como la calma, acogida, respeto, complicidad, autoridad moral, etc., por citar algunas de las más significativas.
El libro continúa recogiendo aportaciones de los distintos autores sobre temas específicos, por ejemplo, la relación entre la educación de las emociones y la salud psicológica, con las repercusiones que puede tener sobre el centro educativo.
Es difícil destacar algunas aportaciones sobre otras, ya que todos los capítulos del libro resultan de gran interés y aplicabilidad para el profesorado. Me atrevo a destacar especialmente dos, el relativo a los centros emocionalmente inteligentes y el que aborda el problema del crecimiento emocional en el aula. En cuanto a los centros emocionalmente inteligentes, su autor parte de los cambios habidos en los centros así como de la importancia que el centro como tal tiene en la educación del alumnado; tras proponer un interesante diagnóstico de la situación emocional del centro a partir de su autoimagen y los elementos que la componen, (valores, problemas, soluciones, riesgos y sentimiento de pertenencia), el autor propone pautas de actuación emocional a partir de dichos puntos, ilustrándolas con dos ejemplos de actuaciones concretas.
Por su parte, Anna Carpena plantea el crecimiento emocional en el aula, centrándose fundamentalmente en el desarrollo de las competencias intrapersonales y también de las competencias interpersonales. Para ello analiza las subdimensiones que conforman ambas competencias y propone contenidos concretos y la forma de trabajarlos en las distintas materias y en las tutorías.
El resto de capítulos son también de gran interés, si bien por necesidades de espacio apenas puedo hacer mención de los mismos: la relación entre emociones y estilos de aprendizaje, el coaching como instrumento para trabajar las competencias emocionales, las nuevas perspectivas en la formación del profesorado y los conceptos clave en la educación de las emociones.
Se trata, en definitiva, de un libro de gran interés, con pautas concretas que facilitan su aplicación a los problemas y retos que hoy el profesorado se encuentra en las aulas. Como se señala en el libro, el centro ha dejado de ser una “escuela-santuario” para convertirse en una “unidad emocional”. Es necesario, por ello, actualizar la formación inicial y continua del profesorado y proporcionarle las herramientas que le faciliten abordar estos nuevos retos.

Comentado por Pedro Mª Uruñuela Nájera