domingo, 11 de mayo de 2014

La inteligencia emocional y las conductas disruptivas

Resumen:

El tratamiento meramente sancionador de las conductas disruptivas es necesario, pero totalmente insuficiente para erradicar dichas conductas. Es necesaria una lectura emocional de las mismas, que analice las necesidades expresadas a través de las emociones que las acompañan y que proponga pautas de regulación emocional para erradicar o transformar dichas conductas. Se analizan las emociones presentes en las conductas disruptivas del alumnado y también las más habituales en el profesorado que vive estas situaciones disruptivas, proponiendo pautas de actuación ante ellas. 


Revista Convives Nº 6. La inteligencia emocional